miércoles, 3 de abril de 2013

Origen y eliminación de la humedad que sube por las paredes por capilaridad

La capilaridad es la propiedad que tienen algunos líquidos en ascender y desplazarse por conductos de diámetro muy reducido.
El agua tiene sus moléulas con un polo pósitivo y otro negativo, por la deshomogeneidad en que se enlazan los átomos de hidrógeno y oxígeno que la componen.
Para que las moléculas del agua avancen por un conducto muy estrecho es necesario, que se aunen los polos positivos en una dirección, y que tengan un suministro de agua subterranea que le permita avanzar añadiendo más moléculas de agua al conducto por el que se avanza.
Existen fórmulas por las que se calcula la altura que ascenderá el agua a partir del diámetro de la conducción, que será mayor en cuanto el diámetro de los poros sean más estrechos, pudiendo alcanzarse alturas de 7m para poros de alrededor de 1 micra de diámetro.
Es conveniente por eso, usar una capa de grava gruesa de unos 300mm en el suelo de bajos y sotanos para dificultar la penetracion del agua, así como capas impermeabilizantes antes de recubrir el suelo con baldosas, u hormigón.
El problema  de las humedades en bajos y sótanos es conocida, y se utilizaban en las casas rurales los pisos superiores para dormitorios, cocina y sala de estar y comedor .
Este problema no se resolvió hasta después de 1991 en que el profesor suizo Richard Ernst hizo estudios sobre el agua, que le valieron el premio Nobel de Química de 1991.
La solución del problema era conseguir un aparato que evitara que las moléculas de agua se aunaran entre sí para penetrar las paredes por capilaridad.
La experiencia de los técnicos de Humitat Stop en desimantar partículas imantadas de imanes de altavoz sirvió para desarrollar un equipo que soluciona este problema con éxito, y rechaza el agua hasta debajo de los cimientos de las construcciones.
Puede obtener más información en www.humitat-stop.com