jueves, 17 de noviembre de 2016

Humedad en paredes. Cómo eliminarla

Encontrar manchas de humedad en paredes es algo muy común. Es realmente fácil detectar este tipo de problemas, ya que puedes ver cómo la zona ha cambiado de color o la pintura comienza a desconcharse. Esto puede tener consecuencias negativas para la salud, especialmente para personas alérgicas o que sufren problemas respiratorios. Por ello, es importante tratarlas adecuadamente tan pronto se hayan detectado.

humedad en paredes


Tipos de humedad en paredes


- Por capilaridad. Son aquellas humedades que suben desde el suelo hacia las paredes. Su origen está en las corrientes de agua subterránea que pasan por debajo de la vivienda. Las moléculas de agua, que tienen un polo negativo y otro positivo, necesitan que el negativo esté orientado hacia arriba para subir.

- Por condensación. Son las manchas de humedad que aparecen normalmente en las esquinas superiores del hogar. Esto acontece porque, al llegar la noche, el vapor generado en la vivienda durante el día por las actividades cotidianas se condensa por el frío y sube hacia el techo.

- Por filtración. Este tipo de humedades puede deberse a la fuga de alguna canalización de agua, que si se encuentran dentro de paredes pueden ser difíciles de localizar. También puede aparecer como consecuencia de lluvias torrenciales o simplemente por el agua que se filtra de tejados y terrazas.

Cómo eliminar la humedad en paredes


- Por capilaridad. El sistema HS-221 es la solución perfecta para tratar este tipo de humedades. Despolariza las moléculas de agua, para que éstas no sean capaces de ascender por las paredes. Está certificado internacionalmente por el ICNIRP, que asegura que las ondas electromagnéticas emitidas por el HS-221 son respetuosas con humanos, animales y plantas. Sus resultados comienzan a ser visibles a partir de las tres semanas. Cualquier persona puede instalarlo y consume menos en un año que una televisión en un día.

- Por condensación. En este caso, la solución es renovar el aire del interior de la vivienda. La mejor forma de poder hacerlo es con un equipo de ventilación forzada. Éste filtra el aire que entra del exterior y lo precalienta en invierno. De esta forma, consigue reducir las humedades en solo un mes. Dependiendo del tamaño de la casa, se necesitará un equipo más o menos potente.

- Por filtración. Generalmente basta con aplicar una silicona neutra en las fisuras por las que se filtra el agua y después poner un impermeabilizante transparente sobre la zona que se quiere proteger. Para asegurar que no queda ningún elemento poroso que pudiera volver a filtrar agua, es recomendable dar siempre una segunda mano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario