lunes, 24 de octubre de 2016

Tipos de humedades más comunes

Uno de los grandes males que pueden aparecer en nuestro hogar son las humedades. Este fenómeno puede provocar muchos desperfectos en nuestra vivienda, por lo que resulta muy interesante conocer qué tipos de humedades existen para poder distinguirlas y poder aplicar el tratamiento más adecuado en cada caso. Cada tipo de humedad requiere de un tratamiento específico para conseguir los mejores resultados, dado que si un tipo determinado se trata con un procedimiento adecuado para otro tipo de humedad, lo único que se consigue es una obra tediosa y molesta para poco después volver a notar los mismos desperfectos que antes de llevarla a cabo.


Los tipos de humedades más comunes son:


- Humedad por condensación. Se produce cuando la humedad en el ambiente es elevada y ésta entra en contacto con superficies frías como paredes, espejos, ventanas, etc. En estos casos se forman gotas de agua. Es la misma situación que tiene lugar cuando el aire caliente asciende hasta el techo donde se condensa y acaba generando moho. Este tipo de humedad es el principal responsable de que los marcos de madera de las ventanas se pudran.

- Humedad por capilaridad. Es debida a la humedad presente en el suelo. Con el tiempo, el agua del subsuelo es capaz de abrirse paso a través de las paredes. A su paso, va depositando las sales que contiene en los muros de los edificios. Esas sales atraen la humedad ambiental, por lo que esto genera un problema muy serio para la integridad del edificio. Este tipo de humedades es la responsable de muchos de los daños estéticos en edificios antiguos. Además, supone un serio problema para la salud, dado que acelera el proceso de descomposición de elementos de madera.

- Humedad por filtración de agua. Es la causada debido a un mal revestimiento del edificio. Se produce cuando el agua del suelo que rodea al edificio se abre paso y entra en contacto con los muros, provocando una degradación de los materiales que los constituyen. Esto supone un grave problema dado que pueden llegar a producirse daños muy serios como es el caso de desprendimientos.

Tratar cada humedad como es debido es la única solución para acabar con dichos problemas. Cuando se detectan este tipo de inconvenientes deben atajarse lo antes posible, dado que pueden llegar a suponer serios problemas de salud por el ambiente que generan, además de los riesgos que implican para la integridad de los edificios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario