miércoles, 21 de septiembre de 2016

Humitat-Stop, especialistas en humedades en bajos y sótanos

Existen diversas condiciones que pueden ocurrir en una casa y que pueden acabar estropeando su aspecto. Una de ellas es la humedad, que desmerece la estética de cualquier pared. Las manchas de humedad constituyen un auténtico fastidio que puede acabar dañando no solo la estética de la casa, sino también ciertas estructuras de la misma. 



El principal culpable de este fenómeno es la capilaridad. Las corrientes de agua subterráneas ascienden por las paredes por efecto de la capilaridad, dejando esas molestas marcas de humedad a su paso. El efecto de esta humedad es muy acentuado a ras del suelo y a medida que la altura aumenta, la capilaridad tiene menos acción y por tanto el agua encuentra ciertas limitaciones al alcanzar zonas altas.

La presencia de humedad tiene serias consecuencias para la salud, como es por ejemplo el caso de que puede agravar ciertas enfermedades respiratorias, asma, reumatismo o alergias. Además, supone un claro deterioro de muros y paredes de la vivienda, provoca una devaluación importante de la casa, da lugar a grietas y desconches, debido a la sensación de frío que produce tener humedad en una casa implica un aumento importante en el gasto en calefacción, puede conducir a la aparición de moho en las paredes, en la ropa, en el calzado, etc. La presencia de humedad es un auténtico desastre, tanto para la salud como para la economía.

La forma más sencilla de evitar encontrarse con el problema de la humedad en una casa es evitar que haya agua debajo de la misma, pero esta acción no es tan fácil de llevar a cabo una vez que la casa ya está construida. El uso de barreras impermeabilizantes en las bases de las paredes de casas ya construidas implica una inversión importante y además no evitan que la humedad ascienda entre las baldosas del suelo. La forma más sencilla y efectiva de acabar con el problema de la humedad es emplear ondas electromagnéticas que producen una serie de cambios en las moléculas de agua, eliminando su capacidad de ascender por capilaridad. 

En Humitat-Stop contamos con el equipo necesario para aplicar esta novedosa técnica obteniendo resultados muy satisfactorios. Las ondas empleadas por nuestros especialistas en humedades no son dañinas para los humanos y son capaces de alcanzar distancias de hasta 50 cm por debajo del suelo.

Acabar con la humedad nunca había sido tan sencillo gracias a Humitat-Stop, que con su novedoso sistema basado en la emisión de ondas es capaz de erradicar este problema. 

¿Humedades en casa? Con nuestro sistema innovador se acabó

Si está sufriendo humedades en casa que suben desde el subsuelo por todas las paredes, ha de saber que éstas se deben a un fenómeno físico conocido como capilaridad. Concretamente, éste tiene su origen en las corrientes de agua que se sitúan debajo del suelo. Este es el motivo por el que su intensidad es mayor en la parte de abajo y decrece con la altura. Las sales del agua son las que provocan la aparición de sus identificables marcas.



Evitar que haya agua debajo de una casa es, como mínimo, bastante complicado, sobre todo si ya ha sido construida por completo. En estos casos, se suele recomendar la instalación de barreras impermeabilizantes, pero son muy costosas y poco efectivas. Por no decir que, en sí mismas, no acaban con el problema de raíz y pueden ocasionar que la humedad que no sube por las paredes lo haga entre las baldosas colocadas en el suelo de la vivienda.

En Humitat-Stop hemos desarrollado un ingenioso y efectivo sistema para acabar con las temidas humedades por capilaridad. Además, es muy económico, todo lo contrario que sucede con las barreras impermeabilizantes que ya hemos comentado. Se trata de un dispositivo que envía una serie de ondas electromagnéticas que, al atravesar las moléculas de agua, las depolariza, por lo que no son capaces de ascender por los poros de la pared. Respecto a esto, hay que aclarar que dichas moléculas de agua solo pueden ascender cuando disponen de sus polos positivos hacia arriba.

Este sistema se denomina HS-221 y, gracias a que ha demostrado su efectividad ampliamente, ha sido reconocido por la Comisión Internacional sobre Protección Frente a Radiaciones No Ionizantes (ICNIRP) como un mecanismo completamente seguro e inocuo para la salud humana y la de las plantas y animales, puesto que su frecuencia e intensidad son muy bajas.

Las humedades en casa pueden suponer, además de un riesgo para la salud, un fuerte impacto a su economía, ya que ocasionan graves deterioros en las paredes y los muros, siendo habitual la aparición de grietas y desconches en ellos. También aumentan el gasto en calefacción hasta en un 30% y devalúan el valor del inmueble. Por lo tanto, un sistema efectivo y económico que no precisa de obras como es el HS-221, que le presentamos desde Humitat-Stop, es ideal para usted si sufre humedades por capilaridad. ¡Pruébelo y le aseguramos que acabará completamente satisfecho!