miércoles, 14 de mayo de 2014

Solución para las humedades por capilaridad

Definamos que es un capilar, y la propiedad física de la capilaridad.
Las micro-conducciones o poros que existen dentro de un material de construcción se llaman capilares, por tener su sección similar a la de un cabello.
La capilaridad es el fenómeno físico que permite subir el agua por los capilares de un cuerpo sólido, como son los materiales de construcción.
Basados en el principio de que para que suba la humedad por las paredes, se deben conjuntar que exista agua en el subsuelo, y haya poros o capilares en las paredes y suelos por los que puede ascender el agua por capilaridad.
Evitando estos dos hechos conseguiríamos, evitar la humedad que sube por las paredes.
Principalmente en el momento de la construcción, se puede normalmente desviar el agua subterránea, para que no se acumule debajo de los cimientos. Otra practica adecuada en terrenos muy húmedos es poner una capa de graba gruesa que al dejar huecos importantes no permite la ascensión del agua por capilaridad, ya que esta probado, que cuanto más pequeños son los diámetros de los capilares o poros, el agua más avanza por ellos.
Como no se puede evitar que los materiales de construcción tengan poros o capilares, la solución primera fue la creación de barreras físicas, como la inserción en las paredes de planchas de acero. Pero evidentemente este sistema debilitaba la estructura del edificio, y dejaba sin proteger las zonas que existían entre plancha y plancha.
Otra opción fue crear una barrera química con resinas impermeables, que se inyectan haciendo agujeros a ras de suelo cada 10cm en la pared. Este sistema tiene un impacto estético desagradable, sólo sirve para ladrillo compacto, y sillares, y no protege de la humedad que ya ha subido por la pared, ni de la que asciende entre las baldosas del suelo. Además como este sistema lleva mucha mano de obra su realización es cara, y no es aplicable para las paredes delgadas interiores.
La solución suficientemente probada desde el año 1992 en que se concedió el premio Nobel de Química al profesor Ernst por sus estudios sobre la molécula del agua, cuyas moléculas forman dipolos con un polo positivo y otro negativo, que para ascender por capilaridad deben aunarse todos los polos positivos hacia arriba.
Este hecho fue el origen de la solución, al crearse equipos que por ondas electromagnéticas evitan, que se aúnan los polos positivos de las moléculas de agua. Contrarrestada la capilaridad las moléculas de agua descienden al subsuelo por gravedad.
Humitat Stop ha desarrollado un equipo basado en ese principio, que tiene como ventajas el usar una baja frecuencia de emisión que se transmite mas eficazmente por las paredes, y en consecuencia es más eficaz en el secado de las paredes y suelo. Para saber más visitar la web de Humitat Stop.